Inicio ¡Sexcándala! Cómo pasa una persona LGBT+ la Navidad

Cómo pasa una persona LGBT+ la Navidad

688
Foto de Barry Plott en Pexels

Estas fechas no siempre son fáciles para las personas LGBT+. Desde personas que no tienen con quien pasarlas, hasta quienes se ven obligades a fingir ser alguien que no son con tal de estar en “familia”. Les Sexcandaloses les traen algunas reflexiones sobre la importancia de poder ser quienes somos en todo momento y cómo, echándole un poquito más de agua a los frijoles, puedes abrirle las puertas de tu casa a personas que en estas fechas realmente lo necesitan. Recordemos, juntes, la máxima de que ser es resistir. Así que, a ser, a resistir y celebrar…. nuestras existencias.

¿Cómo podemos avanzar hacia construir esas mesas de Navidad en las que todas las personas son bienvenidas, en donde todas las existencias son celebradas, en donde todo el mundo desde el amor conecta? Eso se trabaja a lo largo del año, se trabaja a partir de hablar de estos temas, traer otras historias a la mesa, otros modelos y platicar con la familia para que cuando llegue Navidad la mentalidad de las personas sea distinta.

Estamos en una época que, por la razón que sea, nos sentimos un poquito más abiertos a escuchar y conversar. Estas fechas nos sirven para razonar, para hacer un corte de caja, pero se trata de un trabajo que se tiene que ir haciendo durante todo el año.

¿Qué papel juega el núcleo donde crezco, donde aprendo a ser, donde mis referentes son mis fuentes de aprendizaje donde entiendo quién soy, de donde soy a donde vengo y que me da las herramientas durante me infancia para prepararme a enfrentar el mundo? Una de las realidades muy particulares de la comunidad LGBT+ es que este lugar que normalmente se asume como seguro, el lugar que te arma de herramientas no siempre es seguro y muy por el contrario vulnera mucho más que el espacio de allá afuera.

Por eso traer a la mesa la importancia de que, si entendemos y estamos de acuerdo de que la familia, el núcleo escogido o de sangre, es donde aprendemos a ser, hay que visibilizar el poder que tienen estos núcleos en los que estamos generando una identidad y tiene algo de poder sobre ti y responsabilidad, te puede moldear muchas cosas de cómo es tu vida diaria. Y también hay que darle herramientas a esos núcleos para poder entender mejor a la diversidad y las situaciones a las que se enfrentan.

Según the Family Acceptance Project, un estudio que lleva a cabo en Estados Unidos, en el cual se examina qué pasa cuando las familias aceptan o, en su defecto, rechazan a sus hijas, hijos, hijes de la diversidad sexual llegó a la conclusión de que cuando un hijo, hija, hije es rechazado hay consecuencias fatales para quien es: 6 veces más de posibilidad de depresión, 5.5 veces más posibilidad de pensamientos suicidas, 8 veces más intentos de suicidio, 3 veces más de tendencias al uso de sustancias, 3 veces de riesgo más al VIH y otras ITS.

Dicho estudio, también demuestra qué pasa cuando, si bien no hay aceptación total, pero sí un esfuerzo y no rechazo, el resultado es: mejor salud, autoestima más alta, fuerte apoyo social, mejores relaciones familiares, menos probable depresión, 3 veces menos probabilidad de suicidio, 3 veces menos probabilidad de pensamientos suicidas y menos probabilidades de abuso de sustancias.

La clave está en decirle a tu gente, a tus hijos, a tus hermanas a tus hermanes: Te quiero

Si quieres conocer más, escucha Ser es resistir… Resiste de Sexcándala y compártelo con tu familia: