Inicio Uncategorized Nadie se escapa de parecer “tonto” te damos cinco consejos para librarte

Nadie se escapa de parecer “tonto” te damos cinco consejos para librarte

117

En los negocios, en el trabajo, en la vida cotidiana, una idea miope puede provocar catástrofes. Un acto involuntario por descuido puede ser hasta mortal.

 

El cirujano estadounidense Atul Gawande ha escrito sobre una gran tragedia en la medicina moderna: a pesar de sus increíbles habilidades, los cirujanos pueden causar muertes innecesarias simplemente por un descuido, como olvidarse de lavarse las manos o utilizar vendas limpias.

El problema, según Robert Sternberg de la Universidad de Cornell, es que nuestro sistema educativo no está diseñado para enseñarnos a pensar de una forma que sea útil para el resto de nuestras vidas.

Stenberg hace campaña para una nueva educación que enseñe a las personas a pensar de forma más efectiva, tiene cinco consejos para no parecer tontos:

1. Reconoce tus puntos ciegos
Todos sufrimos de algún tipo de sesgo inconsciente, que abarca desde la decisión de comprar una casa hasta tus opiniones sobre el conflicto de Crimea.

2. Estar preparado para ser humilde
Los psicólogos consideran que este tipo de pensamiento es un rasgo esencial de la personalidad conocido como “apertura mental”. Hay que estar dispuesto a reconocer que te has equivocado. Es un rasgo que alguna gente encuentra muy difícil de cultivar, pero ese momento de desinflarse a uno mismo tiene recompensa en el largo plazo.

3. Acostumbra a discutir contigo mismo
Si menospreciarte a ti mismo no es tu rasgo más fuerte, hay una estrategia simple para reducir estos sesgos: asume el punto de vista diametralmente opuesto y empieza a argumentar contra tus propias convicciones. Otra táctica es ponerte en el lugar de otro e imaginar lo que piensa, algo que puede ser muy útil cuando lidiamos con problemas personales.

4. Imagina ¿qué pasaría si…?
Nuestros sistemas educativos no nos enseñan a ser prácticos ni creativos. Una forma de desarrollar esta habilidad podría ser volver a imaginar acontecimientos clave. Puede sonar caprichoso, pero se trata de forzarte a considerar las distintas posibilidades y de construir hipótesis.

5. No subestimes las listas de verificación
La distracción y los despistes pueden ser la ruina del mejor entre nosotros. Cuando se lidia con situaciones complicadas, es fácil olvidar lo básico. Por eso, Gawande es un férreo defensor de las listas de verificación. Sea cual sea tu profesión, vale la pena considerar estos datos antes de asumir que ya lo sabes todo.

“La inteligencia no es un resultado en un test, es la habilidad de saber qué quieres en la vida y de encontrar formas de conseguirlo”, dice Sternberg, incluso si esto conlleva darse cuenta de tus propias tonterías.